Durante 2013 se reportaron 22 extorsiones diarias y el delito sigue a la alza, advierte el Observatorio Nacional Ciudadano

Clip to Evernote
  • En el primer año de este gobierno hubo 8,042 denuncias de extorsión en todo el país
  • Es indispensable que las autoridades federales y locales pongan atención a este delito que vulnera la percepción de seguridad de las familias mexicanas

México, DF a 27 de enero de 2014. La extorsión en sus distinta modalidades es uno de los delitos que se mantiene a la alza desde 2013 cuando se presentaron 8,042 denuncias, lo que equivale a unas 22 denuncias diarias y casi una por hora, informó hoy el Observatorio nacional Ciudadano.

En rueda de prensa, el director general del ONC, Francisco Rivas, indicó que con base en cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el primer año de gobierno de la presente administración se presentó un aumento de 10.59 por ciento en las denuncias por extorsión, comparado con las denuncias presentadas en 2012.

Sin embargo, si comparamos este indicador con los primeros años de las últimas dos administraciones encontramos un aumento de 158 por ciento comparadas con 2007; y un aumento de 501% comparado con 2001. “Si llevamos esta comparación un poco más atrás al año 1997, que es cuando se empezó a medir este y otros delitos de alto impacto encontramos un aumento de 818 por ciento en el número de extorsiones, lo cual nos habla del momento tan delicado que enfrenta el país en este tema”, indicó Francisco Rivas.

No obstante, es importante destacar que como en otros delitos de alto impacto, la información que otorgan las autoridades es en muchos casos incompleta y es difícil calcular la cifra negra de delitos no denunciados.

Las 8,042 denuncias registradas en 2013 son una pequeña muestra de lo que sucede alrededor de este fenómeno, ya que según la entidad, no incluyen las denuncias hechas a las procuradurías de algunos estados donde la víctima declara haber sufrido la extorsión en grado de tentativa, sin que el evento se llegase a consumar; las denuncias hechas a los números de emergencia 066 y registradas por los C4 de cada entidad; aquellas hechas directamente a las policías municipales, estatales o federal, Ejército o Marina y que no fueron derivadas a una procuraduría y obviamente todos los casos donde la víctima optó por no denunciar.

Para dimensionar la cifra negra relacionada a este ilícito, el director del ONC destacó que las cifras del INEGI nos da aproximaciones sobre el número de víctimas, tanto las que denunciaron como las que no denunciaron este delito, a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2013) en la que se registraron 5 millones 994,034 de casos contra las 11,854 denuncias registradas por el SESNSP entre 2011 y 2012.

El Director del ONC, destacó las tres modalidades de extorsión que generalmente se presentan.

  • El engaño telefónico, que puede suceder cuando recibimos una llamada que nos informa que somos acreedores a un premio, condicionado al pago de alguna cantidad de dinero;
  • La amenaza telefónica, que es aquella llamada a través de la cual intentan atemorizarnos para que paguemos cierta cantidad de dinero.
  • El derecho de piso, que es cuando los delincuentes se presentan en el establecimiento para exigir cantidades periódicas y así garantizar la integridad física de la(s) víctima(s) y de la misma actividad comercial.

“Estos fenómenos delictivos coinciden en algo vulneran la percepción de seguridad social y bienestar de las personas e inhiben la inversión formal principalmente de pequeños y medianos empresarios”, destacó Francisco Rivas.

Las instituciones que integran el Observatorio Nacional Ciudadano por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad hicieron un llamado a las autoridades federales y locales para atender a la extorsión –en sus diferentes modalidades- no sólo desde la prevención sino a combatir de manera frontal este delito, que tanto lastima a la sociedad mexicana.

“Estamos convencidos que solo mediante acciones integrales diferenciadas que partan de los perfiles de las víctimas y los extorsionadores, será posible prevenir, sancionar y finalmente erradicar este fenómeno en nuestro país”, concluyó Francisco Rivas.