Durante el 2013 se registraron niveles históricos de denuncia en los delitos de alto impacto para la sociedad, advierte ONC

Clip to Evernote
  • Morelos presentó la mayor tasa de secuestros por cada 100 mil habitantes
  • Urge una mayor coordinación entre los tres órdenes de gobierno para contar con información confiable y homogénea que permita evaluar correctamente este fenómeno

México, D.F. a 8 de mayo 2014.- Durante 2013 los delitos que más impactan en la sociedad mexicana presentaron máximos históricos en su nivel de denuncia, de acuerdo con datos compilados por el Observatorio Nacional Ciudadano a partir de las cifras reportadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. El secuestro y la extorsión, dos de los ilícitos más lesivos para el tejido social mostraron un comportamiento constante a la alza.

En 2013 se reportaron 1,702 secuestros, es decir, 1.44 casos denunciados por cada 100 mil habitantes, lo cual que denota un aumento de 19.6% respecto a 2012. Esto significa que en 2013, el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se alcanzó el máximo histórico de este ilícito; mientras que, en 2005 durante el sexenio del ex mandatario Vicente Fox, se reportó el mínimo histórico con 0.26 secuestros denunciados por cada 100 mil habitantes a nivel nacional.

El ONC presentó esta mañana el estudio “Incidencia de los delitos de alto impacto en México 2013” en el que se analizaron las cifras de denuncia de los ilícitos con mayor impacto.

A nivel regional Morelos fue la entidad que registró la mayor cantidad de secuestros denunciados por cada 100 mil habitantes en 2013 y sus tres municipios más poblados presentan tasas de secuestros denunciados superiores a la tasa nacional. De esta forma la tasa de secuestro de Cuernavaca fue de 14.5 secuestros por cada 100 mil habitantes, lo cual implica que fue 909% mayor que la tasa nacional; en el caso de Cuautla, su tasa fue de 11.9, lo cual significa que fue 730% superior a la tasa del país; y, por último, en Jiutepec se tuvo conocimiento de 4.34 secuestros, un 202% mayor que el nivel nacional.

En lo que respecta a la extorsión, durante 2013 se denunciaron 8,042 extorsiones, es decir, 6.79 casos por cada 100 mil habitantes, que denotan un crecimiento de 9.34% respecto a 2012. Esto significa que en 2013, durante el primer año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se alcanzó el máximo histórico de este ilícito; mientras que, en 1997 en el sexenio de Ernesto Zedillo, se reportó el mínimo histórico con 0.9 extorsiones denunciadas por cada 100 mil habitantes.

“Desde 1997, sin importar quien esté a cargo del Poder Ejecutivo Federal, la denuncia por extorsión no ha dejado de aumentar. Esto sin lugar a dudas manifiesta la incapacidad de las autoridades para atajar de manera contundente este delito que tanto afecta al país desde la perspectiva económica, psicosocial y política”, dijo Francisco Rivas, director general del ONC.

En este tenor, el Observatorio destacó que en el caso del Estado de México sus tres municipios más poblados reportaron tasas de extorsiones por cada 100 mil habitantes superiores al nivel nacional. El que presentó la mayor tasa fue Naucalpan con 19.7 denuncias por cada 100 mil habitantes lo que es 190% mayor que la nacional; mientras que Nezahualcóyotl registró una tasa de 15.58 extorsiones lo cual es 129% superior a la cantidad de denuncias a nivel nacional.

“Necesitamos fortalecer los diagnósticos sobre secuestro y extorsión en las distintas regiones país, sin embargo, dada la información oficial disponible únicamente somos capaces de conocer el volumen de la incidencia de su denuncia”, dijo Héctor Larios, coordinador general del ONC.

Los integrantes del ONC coincidieron en señalar que dada la naturaleza de este tipo de delitos y su estrecha relación con las actividades del crimen organizado, el secuestro y la extorsión deben ser considerados al igual que el homicidio doloso como indicadores de los niveles de inseguridad, delincuencia y violencia y bajo esta perspectiva, las autoridades correspondientes deben evaluar los avances o retrocesos en materia de seguridad pública.

En lo que corresponde al homicidio doloso, en 2013 se observó una tendencia a la baja de que se originó hacia finales de 2011 durante la administración de Felipe Calderón. El año pasado se registraron 18 147 homicidios intencionales en 2013, es decir, 15.33 casos por cada 100 mil habitantes, que denotan un decremento de 17.4% respecto a 2012.

Tras el análisis de la estructura de la denuncia de los homicidios dolosos, el ONC destacó que el tráfico ilícito, la disponibilidad, la posesión y el uso de armas de fuego constituye un problema que puede denotar la relación entre la descomposición del tejido social, el debilitamiento del Estado de Derecho y la inseguridad pública.

“No existe forma alguna de resolver un problema histórico multifactorial mediante el desarrollo e implementación de operativos especiales o planes temporales”, destacó Francisco Rivas al recordar el fallido operativo en Michoacán.

Finalmente, los integrantes del ONC reiteraron su llamado a las autoridades para fortalecer la coordinación, consolidar lineamientos de capacitación y sistemas de recopilación de información homogéneos, que permitan la comparabilidad estadística, ya que de lo contrario continuaremos adoleciendo de diagnósticos certeros.