Reporte sobre delitos de alto impacto JUNIO 2014

Clip to Evernote

>> Descargar reporte

El primer semestre de 2014 concluye con una disminución del número de averiguaciones previas de homicidio doloso, secuestro, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo, a casa habitación, a negocio con y sin violencia, así como con un aumento en el número de denuncias de homicidio culposo comparado con el primer semestre de 2013.

Homicidio doloso, extorsión, robo con violencia, robo de vehículo y a casa habitación con y sin violencia muestran un comportamiento a la baja importante ya que presentan respectivamente disminuciones del 14.93, 15.50, 12.05, 13.41 y 13.64%; mientras que, el robo a negocio con y sin violencia muestra una disminución del 5.31%.

En el caso del secuestro la disminución se encuentra en un rango estadístico no significativo, ya que pasó de 823 a 808 averiguaciones previas, lo que equivale a una disminución de 1.82%. En sentido opuesto, el homicidio no intencional presentó un aumento de 8.71% llegando a su máximo histórico de 8 845 averiguaciones previas.

Más allá de los aparentes avances en la incidencia de estos 7 delitos comparados con el mismo periodo de 2013 y de los retrocesos en el homicidio culposo, nuevamente debemos hacer un serio llamado para que las autoridades asuman con responsabilidad la calidad de la información que publican.

Ejemplos claros de la baja calidad se aprecia en los registros de homicidio culposo en el formato CIEISP, así como en las diferencias existentes entre los reportes de homicidio doloso reportados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

El caso del homicidio culposo ha llamado nuestra atención desde hace tiempo debido a que algunas de las entidades federativas con mayores índices de violencia, han registrado las más altas tasas de participación respecto al total nacional de homicidios culposos del país. Los ejemplos más claros de esta situación son los casos de Michoacán y Guerrero, ambas entidades se han caracterizado por ser punteros en este tipo de ilícito aunque no parezca que presentan este tipo de problemas. Estas situaciones son algunas de las cuales no nos permiten tener certeza absoluta sobre los sistemas de registro y recopilación de las estadísticas sobre delitos del fuero común en las procuradurías de justicia estatal.

El pasado 23 de julio, el INEGI presentó el informe de homicidios relativos a 2013 y puso en evidencia las importantes asimetrías que existen entre la información reportada por las entidades federativas a este agencia estadística y aquellas publicadas en las bases de datos del SESNSP para el mismo periodo. Sabemos que existen ciertas diferencias metodológicas, sin embargo, las asimetrías observadas dan a conocer grandes inconsistencias en las tendencias reportadas para algunas entidades, así como graves deficiencias en el conteo del número de víctimas y de averiguaciones previas.