Reporte Mensual sobre los delitos de alto impacto, agosto 2015.

Clip to Evernote

Descarga aquí Dig_Ago_2015

Desde hace algunos años el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha publicado los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE). La información arrojada por el ejercicio estadístico no es para nada alentadora. En términos generales podemos decir que la encuesta nos indica que los mexicanos seguimos viviendo un contexto de alta inseguridad, de altos niveles de desconfianza hacia las autoridades responsables de brindar seguridad e impartir justicia, la permanencia de una cultura de la no denuncia y una importante percepción de inseguridad. Además, en el ámbito estatal este instrumento nos indica que la frecuencia e intensidad de la ocurrencia de los delitos va en aumento y que la percepción de inseguridad es el sentimiento preponderante. Así pues, para las autoridades no hay mucho que festejar, después de muchos años con una estrategia de seguridad que ha privilegiado el uso de la fuerza, los resultados son bastante limitados.

En lo que refiere a la inseguridad, la ENVIPE señala que en 2014 todo el país se cometieron 33.7 millones de delitos, equivalente a una tasa de 41 655 delitos por cada 100 mil habitantes, cifra que es prácticamente similar a la del 2013, pero que sigue siendo mucho mayor a lo reportado anualmente entre 2010 y 2012. A nivel estatal, Estado de México presentó los resultados más críticos al reportar 83 566 eventos delictivos por cada 100 mil habitantes, es decir, que los mexiquenses fueron doblemente vulnerables frente a la delincuencia respecto a lo que sucedió a nivel nacional. Otra entidad que mostró resultados preocupantes fue Tamaulipas pues su tasa de delitos cometidos creció 72.1%, la mayor variación al alza del todo el país entre 2013 y 2014.

Asimismo, este instrumento de medición nos permitió refrendar aquello que todos conocemos: los mexicanos no confiamos en la autoridad y en la mayoría de los casos no acudimos a los ministerios públicos a denunciar los delitos. En 2014, el 92.8% de los delitos acontecidos en el país no fueron denunciados, lo cual indica una reducción de la cifra negra en apenas un punto porcentual con respecto al año anterior. Entre las entidades con mayor proporción de delitos no denunciados están San Luis Potosí y Guerrero con 95 y 94.6%, respectivamente. Debemos añadir que el 32.2% de los ciudadanos del todo el país que no denunciaron el delito fue porque consideró una pérdida de tiempo acudir al ministerio público y el 16.8% por desconfianza a las autoridades.

Finalmente, en lo que respecta a la percepción de inseguridad, los datos de la encuesta revelaron que a nivel nacional 73.2% de la población mayor de 18 años considera que vivir en su entidad es inseguro. A nivel local, las entidades que mostraron los mayores niveles de percepción de la inseguridad fueron Estado de México, Tabasco, Tamaulipas y Guerrero, dado que más del 86% de su población se siente insegura en sus estados

El 2014 fue sumamente complicado en materia de seguridad, a principios de aquel año explicita e implícitamente la autoridad en sus distintos niveles señalaba que la inseguridad y la violencia que se vivía en el país eran problemas que estaban siendo superados, sin embargo en sus últimos meses la realidad terminó por aplastar los números alegres y la ENVIPE 2015 ha terminado por ratificarlo: hace falta mucho para mejorar las condiciones objetivas y subjetivas de inseguridad.

Tanto la ENVIPE así como la estadística de la incidencia delictiva del SESNSP son instrumentos de medición de la inseguridad y de su percepción de enorme valía que no deben echarse a saco roto por parte de la autoridad. Son fuentes de datos que sabiendo darles una lectura adecuada y oportuna pueden proporcionar pistas claras de aquellas tareas que deben ser atendidas para mejorar los distintos ámbitos de la seguridad del país. Profesionalizar verdaderamente a los cuerpos policiacos, ministerios públicos y jueces para que la población mejore su percepción sobre la seguridad y acuda a las instancias correspondientes a denunciar, con lo cual se reduciría la cifra negra, podría ser un buen inicio.

FRANCISCO RIVAS

Director General

@frarivasCoL