Archive | Documentos

RSS feed for this section

Estudio del mes de agosto 2013, sobre las denuncias de los delitos de alto impacto

Sabemos que el problema que hoy vivimos de inseguridad es el resultado de décadas de políticas económicas, sociales, educativas, de salud, de desarrollo y de seguridad fallidas.

También somos conscientes que los problemas de inseguridad y violencia no se resuelven instantantáneamente ni meramente a través de un combate frontal a la criminalidad sino con políticas públicas integrales que conllevan procesos de diversos plazos y alcances. Además sabemos que dichos esfuerzos debe tener como característica intrínseca y fundamental la promoción social sobre la posibilidad de desarrollo y progreso en un marco establecido bajo la legalidad .

Sin embargo, es del interés del ONC y de la sociedad civil organizada poner en evidencia la problemática que aqueja al país, cuando corresponda reconocer los logros que se puedan tener en materia de seguridad y aportar corresponsablemente ciertas soluciones alternativas en el plano que se requieran.

A continuación haremos algunas recomendaciones y solicitudes puntuales sobre tres temas que consideramos torales para combatir la incidencia delictiva 

Descargar estudio

Descarga la hoja de datos

Estudio del mes de julio 2013, sobre las denuncias de los delitos de alto impacto

Con la entrega mensual de este estudio buscamos poner en evidencia el comportamiento y evolución del fenómeno delictivo en materia de los 5 delitos de alto impacto que, según lo establecido en la Agenda Común Ciudadana, son los que más preocupan a las personas3 . Este estudio busca presentar información útil tanto para las autoridades que toman decisiones a través de políticas públicas como para personas e investigadores que busquen establecer o proponer estrategias dirigidas a obtener una mejor calidad de vida.

Descargar estudio

Descarga la hoja de datos

Estudio del mes de junio 2013, sobre las denuncias de los delitos de alto impacto

 

>> Descargar Estudio del mes de junio de 2013

La presentación mensual del análisis de los datos oficiales sobre los delitos de alto impacto en México obliga al Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC) a ir más allá de la presentación de números y estadísticas, exigiéndonos la labor de traducir esas cifras en información útil para que ciudadanos, autoridades y académicos tomen buenas decisiones en materia de seguridad pública.

En los últimos meses hemos observado que los datos presentes en las bases de datos de Centro Nacional de Información (CNI) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), marcan una disminución en la incidencia de la denuncia de algunos delitos; entre ellos se encuentran el homicidio, el robo con violencia y el robo de vehículo. Sin embargo, en varias regiones del país las personas continúan experimentando niveles preocupantes de criminalidad que afectan notablemente las diversas dinámicas sociales de su comunidad.

Tomando ello en cuenta y dada la naturaleza de la materia es indudable que las cifras de delitos denunciados, por sí mismas, no son suficientes para entender el contexto de seguridad del país. Para corroborar este argumento simplemente basta con mirar detenidamente lo que ha sucedido en algunas entidades federativas como Michoacán, Guerrero, Morelos, Tamaulipas entre otros. En tales entidades es evidente que la ciudadanía no goza plenamente de sus derechos y vive en un entorno donde la inseguridad permanece sin que se vislumbren avances sustanciales.

En el primer semestre de 2013 ocurrieron varios eventos significativos en materia de seguridad pública. Nos enteramos a través de los medios de comunicación sobre la presencia de grupos de autodefensa en más regiones del país, principalmente en Guerrero y Michoacán, lo cual pone en entredicho la capacidad de las autoridades estatales y federales de mantener el control del territorio y asegurar un Estado de Derecho. Este escenario en el caso de Michoacán, se ha complementado por una mayor descomposición y ruptura del tejido social que han hecho que esta entidad sea cada vez más proclive a la delincuencia y la violencia.

Asimismo durante los primeros meses de 2013 tuvimos conocimiento de la desaparición involuntaria de personas en Jalisco, Morelos y el Distrito Federal. Ello ha evidenciado uno de los problemas invisibilizados más graves que enfrentamos en materia de seguridad, la privación ilegal de la libertad sin fin económico alguno que lamentablemente, en varias ocasiones, culmina en el homicidio de las víctimas visibles y en la falta de acceso a la justicia por parte de los familiares. Lo preocupante respecto a la incidencia de este tipo de acontecimientos es que se han desarrollado en un contexto definido por el aumento del secuestro y la extorsión, pues como se señala en el presente estudio, estos delitos de alto impacto han continuado incrementándose.
De igual manera, durante estos primeros meses de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, atestiguamos en el marco de los procesos electorales estatales, una serie de actos violentos que atentaron contra la vida e integridad física de diversos candidatos y personajes vinculados con la política estatal y sobre todo municipal.

 

Estudio del mes de mayo de 2013, sobre las denuncias de los delitos de alto impacto

El pasado 27 de junio presentamos el Estudio sobre los 5 delitos de alto impacto (Enero 2012-Abril 2013), este documento busca ser un apoyo para que autoridades, ciudadanos, y académicos podamos tomar decisiones en materia de seguridad pública fundamentadas en información cierta y confiable.

Considerando que el tema de seguridad es prioritario para todos los mexicanos1 y altamente dinámico, en el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) nos preocupamos por hacer la información de fácil acceso y comprensión para nuestros lectores. Por eso nos dimos a la tarea de producir mensualmente estudios que presenten los avances y la situación en la que nos encontramos en materia de seguridad en el país.

La elaboración de estos documentos y análisis responde a que el ONC, conforme a los acuerdos de la Agenda Común Ciudadana, ha dado periódicamente seguimiento a los delitos que más dañan a la sociedad y que, por ende, permiten entender tanto el fenómeno como la magnitud de la violencia en México; es decir, a los 5 delitos de alto impacto, que son: homicidio (doloso y culposo), secuestro, extorsión, robo con violencia y robo de vehículo.

>> Descargar Estudio del mes de mayo de 2013, sobre las denuncias de los delitos de alto impacto