Estudios de los observatorios locales

El trabajo minucioso y detallado de los observatorios locales pertenecientes a nuestra red, es un eslabón invaluable, dado que permite un mayor acercamiento a los problemas que se viven con mayor intensidad en las diferentes latitudes de nuestro México. Desde sus trincheras, ciudadanos comprometidos, analizan los diferentes problemas que aquejan en cada una de sus regiones.

Los observatorios son el canal de diálogo entre las autoridades y la ciudadanía, uno de sus principales propósitos es  impulsar políticas públicas en materia de seguridad, además de impulsar la madurez de los ciudadanos a través de diversos programas como: el fomento de la denuncia, encuestas periódicas sobre seguridad, etc.

¿Pero cuáles son los hallazgos más recientes? A continuación te presentamos los estudios más recientes que ha elaborado cada uno de los observatorios pertenecientes a nuestra red.

Agradecemos al: Consejo Cívico de las Instituciones de la Laguna  A.C , Consejo Cívico de las Instituciones de Coahuila A.C. , Observatorio Ciudadano de Prevención, Seguridad y Justicia de Chihuahua A.C , Observatorio Ciudadano Seguridad Justicia y Legalidad Carmen, Observatorio Ciudadano de León, A.C. 

Por su ardua labor y compromiso con el México que algún día esperamos tener…

Detectan asimetrías en los registros de las procuradurías sobre criminalidad reportados por el INEGI y el Sistema Nacional De Seguridad Pública

>> Descargar boletín completo

  • Hay cambios de tendencia en las cifras reportadas por las procuradurías estatales en 2013
  • Se detectaron entidades federativas  con mayores registros de averiguaciones que de víctimas de homicidios

México, D.F. a 25 de julio 2014.- Existen serias asimetrías en las cifras de homicidios reportadas esta semana por el INEGI y el Sistema Nacional de Seguridad Pública, advirtió el Observatorio Nacional Ciudadano por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

Luego de que se dieron a conocer los reportes correspondientes al 2013 por parte de ambas instancias gubernamentales, el Observatorio Ciudadano analizó y realizó un comparativo sobre las bases de datos, para verificar la solidez de la información reportada por las procuradurías de justicia estatal.

“Lo que encontramos es que hay serias asimetrías entre los dos resultados, que evidencian las diferencias existentes de los sistemas de recopilación y registro de información sobre la incidencia delictiva en las procuradurías. No contamos con información confiable para contar con un diagnóstico sobre la violencia en nuestro país”, alertó el doctor Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano.

Además se encontró que en la medición de los homicidios dolosos por entidad federativa, hay cambios de sentido en las tendencias. El ejercicio llevado a cabo por el ONC refleja que existen asimetrías en las procuradurías de los estados en cómo registran y publican la información.

Por ejemplo, el estado de Puebla, donde el INEGI reporta un aumento de 17.42% en el número de homicidios dolosos en el periodo interanual 2012-1013, el Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta una baja de 28.95 por ciento en ese mismo lapso, lo que significa una diferencia de más de 46% entre ambas mediciones.

Otro ejemplo que llama la atención es Chiapas donde el INEGI reporta un incremento de 25.9% en el número de homicidios dolosos, mientras que para el Secretariado Ejecutivo este mismo delito tuvo una reducción en ese estado del 5.76 por ciento.

>> Descargar boletín completo

Reporte sobre delitos de alto impacto Mayo 2014

>> Descargar reporte

Diversas encuestas de victimización y percepción han evidenciado que una de nuestras principales preocupaciones es la seguridad, en específico en lo referente a que las personas vivamos con menos riesgos delincuenciales de por medio. Justamente debido a esta sensación y realidad, el ONC ha dado seguimiento mensual al comportamiento del número de averiguaciones previas y víctimas de delitos de alto impacto, puesto que es indudable que necesitamos un diagnóstico continuo del estatus de la problemática que aqueja al país. Consideramos que solo de esta manera es posible conocer si las condiciones en las que vivimos mejoran y que las disminuciones de los índices delictivos sean tangibles en la experiencia cotidiana con la finalidad de que no permanezca sensación
alguna de riesgo que modifique nuestro actuar. Lo que estamos atestiguando es que el nivel de incidencia no se somete a ciertos delitos, ciertos grupos criminales o a ciertos métodos; de igual manera ser víctima de un secuestro, de extorsión, de homicidio
doloso o de robo no necesariamente se reconduce a perfiles, patrones claros y predeterminados. Al contrario, estamos atestiguando o padeciendo cierta socialización de la victimización por delitos de alto impacto social, es decir, que los delitos no distinguen
condición social ni género ni edad. Esta situación dificulta la toma de decisiones cotidiana de las personas para prevenir convertirse en víctima de un delito y también obstaculiza las acciones de las autoridades para prevenir el delito.

Al respecto, basta con retomar simplemente a modo de ejemplo la situación por la cual está atravesando Sinaloa, entidad en la cual fue detenido Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo” en febrero de 2014. Este caso es particularmente relevante debido a que se
aprecia que a pesar de la captura de uno de los criminales más buscados por Estados Unidos, la crisis de inseguridad y violencia no cesó en Sinaloa. Prueba de ello es que continúa siendo una de las siete entidades federativas que lideran el ranking de averiguaciones previas y de víctimas de homicidio doloso. Entonces, ¿cuáles son los resultados que han obtenido las autoridades correspondientes de los tres órdenes de gobierno en materia de seguridad pública y justicia que implican una mejora de las condiciones en las que vivimos?

La anterior pregunta es más que válida sobre todo si tomamos en cuenta, como lo hemos mencionado en pasados reportes, que el hecho delictivo trasciende el preciso instante en que es cometido y experimentado por la víctima, puesto que se derivan múltiples
implicaciones de diversa índole. Pensar lo contrario significaría estar relegando e ignorando las múltiples esferas constitutivas de la seguridad y el impacto que puede tener cada una de ellas, por ejemplo, en el flujo de inversiones de capital, en el desarrollo
económico, en los lazos de confianza interpersonales, entre otros aspectos. Por lo tanto, ¿por qué aún no hemos visto estrategias integrales que prevengan y desincentiven la comisión de los delitos a partir de diagnósticos precisos y objetivos en la materia?
Justamente para poder afirmar que aún permanecen las condiciones críticas de seguridad y que no hay resultados suficientemente significativos, sabemos que aunado al ejercicio mensual que desarrollamos en el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) es
necesario recurrir a los medios de comunicación para realizar un breve recuento de los acontecimientos más emblemáticos.