Reporte sobre delitos de alto impacto. Noviembre 2014

El último cuatrimestre del año resultó un periodo muy difícil para la autoridad federal, pues tuvo que enfrentar una serie de graves eventos de incidencia delictiva que evidenciaron la colusión entre autoridades y diversos grupos del crimen organizado. Cada vez fueron más visibles las violaciones a los derechos humanos y los actos de corrupción, al grado que pusieron en entredicho la narrativa oficial sobre la mejora de las condiciones de seguridad y la eficacia del gobierno federal en el combate al delito.
Las autoridades del Estado, con el inicio de 2015, vuelven a hablar sobre los avances obtenidos frente a la criminalidad en nuestro país. Para muestra de ello, tan solo basta con recordar las declaraciones del presidente Peña Nieto en Ciudad Juárez, el pasado 14 de enero, en las cuales puso como ejemplo los resultados alcanzados en la ciudad fronteriza tras declarar que “la significativa reducción en los índices de criminalidad y homicidios en esta ciudad proyecta a México ante el mundo como una nación que está cambiando y mejorando sus condiciones de seguridad […] Y que está reduciendo los índices de violencia que son los que más preocupaban a la sociedad mexicana”1.
Es cierto que las estadísticas oficiales reportadas por las procuradurías y fiscalías estatales presentan ciertas disminuciones, las cuales reflejan las denuncias que conllevaron el inicio de averiguaciones previas o carpetas de investigación. Dicha información que es publicada mensualmente por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), muestra una baja generalizada de la incidencia de los delitos de alto impacto como se puede observar en las siguientes tablas:

resumen

Fuente: Elaboración del ONC con datos del SESNSP actualizados al 19 diciembre de 2014
¿Qué está pasando? ¿Podemos afirmar categóricamente que la incidencia delictiva está presentando un comportamiento a la baja en todo el país? Lamentablemente, la respuesta a esta preguntas es no. Con la evidencia e indicadores que contamos, lo único que podemos afirmar es que los registros oficiales de averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas disminuyeron sin que ello necesariamente implique la disminución de la incidencia delictiva. Esto se puede deber a los siguientes factores:

1. Como ha dado a conocer el Instituto Nacional de Estadistica y Geografía (INEGI) a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública (ENVIPE), los ciudadanos cada vez denuncian menos los delitos de los cuales fueron víctimas. La cifra negra en 2013 fue de 93.8% de acuerdo con el INEGI, es decir, que aproximadamente solo 6 de cada 100 se delitos se denuncian y derivan en el inicio de una averiguación previa. Debemos recordar que se trata de una denuncia cuando el ciudadano acude a una agencia del ministerio público, no solo cuando da parte de una noticia criminal a una policía local o federal, al ejercito o marina. Si bien existen registros policiales de cada una de las noticias criminales, lo que se toma en cuenta para medir la incidencia delictiva en México es únicamente la denuncia interpuesta
por el ciudadano ante las autoridades correspondientes de las procuradurías.

2. Los registros que hoy analizamos sobre incidencia delictiva únicamente corresponden a los delitos del fuero común, es decir, aquellos que son atendidos por las procuradurías o fiscalías estatales de justicia. Esto excluye todos los delitos del fuero federal y, por ende, aquellos que son atendidos por las autoridades federales.

3. Como pudimos demostrar en nuestro estudio Análisis Integral del Secuestro en México. Cómo entender esta problemática; si bien la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro es clara y reconoce la modalidad de secuestro exprés en el Artículo 9, los registros sobre dicha modalidad no forman parte de las estadísticas oficiales sobre incidencia delictiva de la mayoría de las entidades federativas. Ello se debe a que en muchas ocasiones, este tipo de secuestro es catalogado de diversas maneras tales como: extorsión, amenaza o robo con violencia. Esto no es algo menor pues modifica por completo el comportamiento del secuestro que se aprecia a partir del análisis de las estadísticas oficiales disponibles en el SESNSP.

4. En la mayoría de las entidades federativas no se registran para fines estadísticos, todas aquellas extorsiones que no fueron consumadas. Por ejemplo, si una familia recibe 6 llamadas extorsivas (amenazas o engaños) pero nunca paga el monto solicitado por el criminal durante un año, en buena parte de las entidades no existirá registro alguno de estos 6 eventos, pese a que la familia haya acudido al ministerio público a interponer su denuncia en cada una de las ocasiones.
5. Ante la implementación del nuevo sistema de justicia penal debemos considerar los retos que tenemos frente a nosotros en relación la manera de registrar y recopilar la información sobre incidencia delictiva con fines estadísticos. Uno de los elementos de este nuevo sistema implica la depresurización de los casos que llegan al sistema de administración de justicia, tratando que todos los casos no graves se resuelvan a través de los sistemas de justicia restaurativa. Por ejemplo, esto implica que una cantidad significativa de robos sin violencia serán tratados por conciliación, por lo cual no es necesario abrir una carpeta de investigación para estos eventos. Actualmente, los lineamientos y formatos implementados no captan los registros de este tipo de casos pues la información del SESNSP solo da cuenta de las averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas.
Continuamente hemos destacado que la estadística criminal es fundamental para la toma de decisiones acertadas. Esto se debe a
que permite la elaboración de diagnósticos que tienen como fin dar a conocer el estado que guarda la problemática de inseguridad
y evaluar las acciones implementadas en la materia. Debido a los factores enlistados, podemos decir que desafortunadamente en
México no contamos con diagnósticos suficientemente completos para proyectar con precisión los recursos humanos, económicos
y los insumos necesarios para controlar la violencia y delincuencia, así como construir la paz en nuestro país.
Por estas razones, es fundamental destacar el acuerdo alcanzado en la XXXVII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública
en relación con el fortalecimiento de la calidad y cantidad de información pública. Este acuerdo impulsado por Edna Jaime, María
Elena Morera, Alejandro Martí, Andrea Ambrogi y Miguel Treviño como invitados permanentes a este consejo; es un esfuerzo
fundamental que no puede aplazarse si lo que queremos es resolver integralmente la crisis de inseguridad que nos aqueja. No
podemos aspirar a un país con paz y tranquilidad si contamos con los elementos mínimos para entender el fondo del fenómeno
delictivo y de la violencia que enfrentamos.
En resumen, ante el discurso de innegable mejora de la incidencia delictiva todos los mexicanos debemos ser cautelosos, parece que algunos delitos como secuestro, extorsión y robo van a la baja. Por lo tanto, a pesar de lo que pudiera interpretarse como avances de acuerdo con la estadística oficial de averiguaciones previas o carpetas de investigación iniciadas; no debemos olvidar bajo ninguna circunstancia la calidad de dicha información y lo que realmente refleja. Además se debe tener muy presente que es urgente tanto una metodología común como un modelo de capacitación e insumos homogéneos para generar una base que las entidades federativas asuman e implementen con responsabilidad, sin velar por interés político alguno, para mejorar la información y las políticas públicas en la materia. Otro aspecto que no debe ser olvidado es que, pese a las eventuales mejoras en la incidencia delictiva, cuando hacemos un análisis de la situación local podemos ver que algunas entidades no solo no han visto o experimentado dichas reducciones sino todo lo contrario, son víctimas del incremento de la criminalidad (como Tamaulipas en materia de secuestro o Guerrero y Michoacán en materia de homicidio).

FRANCISCO RIVAS
Director General
@frarivasCoL

1 Para conocer más a detalle el discurso del presidente Peña Nieto en Ciudad Juárez, Chihuahua, puede consultarse la nota informativa disponible en: <http://www.informador.com.mx/mexico/2015/570557/6/pena-nieto-resalta-reduccion-de-crimen-enciudad-
juarez.htm>